Coronavirus: Cerraron las salas en casi todo el mundo y las pérdidas ya son multimillonarias

El Coronavirus sigue haciendo estragos en todos los sectores de la economía, pero uno de los más afectados es el del theatrical, ya que el cine en salas depende pura y exclusivamente de la afluencia del público.

En las últimas horas -cual efecto cascada- prácticamente todos los países dictaminaron que una de las formas de prevenir la pandemia es evitar la aglomeración de gente en espacios cerrados. Por eso, desde los alcaldes de Nueva York y Los Angeles hasta el presidente argentino Alberto Fernández anunciaron que no habrá cine por al menos un par de semanas.


Ante el cierre de salas, la suspensión de rodajes y la caída de proyectos, ya son varios los referentes de la industria y del sindicalismo de los Estados Unidos y Reino Unido que reclaman algún tipo de ayuda o compensación por parte de los gobiernos, especialmente a los freelancers.

En Argentina el panorama es igual de desolador. Por un lado, los exhibidores (dueños de las cadenas) y distribuidores (los que compran los derechos de las películas y luego las lanzan) ven afectada seriamente su actividad, mientras que la paralización de la actividad también complica a miles de profesionales que sobreviven al ser contratados en distintos proyectos de cine, TV o publicidad.