Coronavirus: ¿Es ético saltearse etapas en los testeos de las vacunas?

Tener una o varias vacunas contra el coronavirus que provoca Covid-19 es una meta muy lógica y legítima. El problema se presenta cuando, por lograr tenerla cuanto antes, se saltean pasos en el recorrido que toda vacuna debe seguir para ser aprobada, mostrando su eficacia como su seguridad. Por ejemplo, varias de las candidatas actuales están siendo llevadas a ensayos con personas sin esperar los resultados de eficacia preventive en animals, tal y como establece el protocolo.

No es así como normalmente se realizan las pruebas de vacuna. Los reguladores requieren que un fabricante demuestre que un producto es seguro antes de que llegue a las personas, y aunque no está consagrado en la ley, los investigadores casi siempre verifican que una nueva mezcla sea efectiva en animales de laboratorio antes de poner a los voluntarios humanos en riesgo potencial.