Datos y llamadas de celulares, en riesgo de espionaje por antenas falsas en América Latina

El teléfono celular es el dispositivo más íntimo en la historia de la humanidad. Raramente nos separamos a más de un metro de él, es la primera cosa que vemos al despertar y la última que consultamos antes de ir a dormir. Bajo la premisa de “tú estás dónde está tu celular” nació la estrategia de espionaje de los IMSI Catchers, que simulan ser antenas convencionales a las cuales nuestro celular se conecta para conseguir señal de llamada y datos.

Una vez conectado un IMSI Catcher, el sistema tiene la capacidad de identificar la tarjeta SIM, escuchar las llamadas telefónicas, ver a qué páginas de internet te conectas y ubicar si estás dentro del radio de acción de la antena. Una red de antenas falsas —situadas en lugares estratégicos de una ciudad— puede saber quién entra y sale por las principales carreteras, quién acaba de aterrizar en un avión o quiénes están y qué dicen durante una manifestación dentro la ciudad. Esto está pasando actualmente en América Latina y es una amenaza para la privacidad de los ciudadanos. Los gobiernos, ya sea por acción o por omisión, están siendo cómplices.