David Lynch lleva un mes leyendo el tiempo en su canal de YouTube. Y aún no sabemos qué nos quiere decir

El mundo gira cada vez más deprisa. La actualidad informativa nos sepulta bajo datos progresivamente más estrambóticos que no somos capaces de digerir de forma adecuada. Que Nacho Vidal sigue siendo investigado por el homicidio de un fotógrafo mediante el rito del sapo bufo es, en 2020, un martes. No existen ya certezas. Salvo, tal vez, el tiempo.

Desde el pasado cinco de mayo y sin fallar si un día David Lynch ha ido subiendo a su canal de YouTube breves informes meteorológicos presentados por él mismo desde su casa en Los Ángeles. El vídeo arranca con el famoso cineasta experimental sentado en lo que parece un rincón de un taller, nos da los buenos días, nos dice el día en el que nos encontramos y hace una pequeña lectura sobre el estado climático del valle que ve desde su ventana.