Deuda empantanada y Vicentin, combo perfecto de incertidumbre

Martín Guzmán repitió la inquietante frase: “Por instrucción del Presidente, no podemos movernos de esta última oferta”. El “zoom” titilaba en las lujosas computadoras de los “lobos” de Wall Street. El ministro agregó: “No tenemos forma de pagar más del 50 % del valor presente neto de la deuda”.

La escena fue un calco en las tres reuniones que Guzmán tuvo con el trío de comités de acreedores de la Argentina. Jennifer O´Neill, la nueva negociadora de BlackRock, fue firme en su respuesta: decidió clausurar el diálogo.