El coronavirus está perjudicando al narco y hay una oportunidad de acorralar a los cárteles

El 16 de mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recurrió a Twitter para regañar de nuevo a México. Le llamó la atención un reportaje de Judicial Watch, una de sus fuentes predilectas de opinión conservadora y teorías de conspiración. Las autoridades habían descubierto un túnel que iniciaba en Tijuana y terminaba en una bodega en San Diego, California, en donde agentes confiscaron drogas con valor de más de 30 millones de dólares y arrestaron a un sospechoso. Trump tuiteó: “¡México debe controlar este problema enorme!”.

Si bien desde hace tiempo los túneles que cruzan la frontera han sido motivo de alerta, no se trata de “un problema enorme”. De hecho, la mayoría de las drogas que entran a Estados Unidos lo hacen por tierra, a través de puertos legales de entrada. Los opioides sintéticos mortales, como el fentanilo, letal incluso en cantidades pequeñas, han inundado al país mediante el Servicio Postal estadounidense.