El día después: el desplome del comercio con Brasil amenaza el plan Fernández

El año del Gran Confinamiento suma malas noticias para la alianza comercial entre Argentina y Brasil: a los tironeos severos sobre el futuro del Mercosur se agrega una caída en picada del intercambio bilateral, que en mayo sumó 21 meses seguidos de retracción interanual y descendió a 846 millones de dólares, el menor monto desde 2004 y 55,6% menos que hace un año. La noticia viene con un anexo, clave para los planes de reconstrucción de la economía nacional después de la pandemia: esa retracción consolida a Brasil ya no como primer socio comercial del país sino como el segundo, detrás de China, lo que conlleva un achicamiento del principal mercado para las exportaciones industriales y una mayor importancia relativa de otro que absorbe básicamente alimentos sin mayor valor agregado.

Un informe de la consultora Ecolatina señala las dos causas más recientes de la marcha atrás del intercambio comercial entre los principales socios del Mercosur. “La apreciación del 25% interanual del tipo de cambio real bilateral con nuestro principal socio comercial –producto esencialmente del salto nominal del real brasileño, 43% en los últimos doce meses, en una economía con 2% de inflación anual– y el desplome de la actividad en ambos países, sin perspectivas de recuperación en ningún caso”, dijo.