El gráfico explica todo lo que Estados Unidos ha hecho mal (y Europa bien) frente al coronavirus

El 11 de marzo, días antes de que los países europeos adoptaran las medidas de confinamiento más duras frente a la epidemia, Donald Trump tomó una decisión por aquel entonces sorprendente: prohibir los vuelos de Europa a Estados Unidos. El viejo continente era por aquel entonces el centro de una crisis, la del coronavirus, que obligaría a cuarentenas muy estrictas durante los próximos dos meses. Una crisis sin precedentes.

Una que Estados Unidos, a principios de aquel mes, aún esquivaba. O eso creía.