El mayor estudio sobre la cloroquina y la hidroxicloroquina demuestra que aumentan el riesgo de arritmias y muerte

La cloroquina y su derivado hidroxicloroquina no aportan ningún beneficio a los enfermos hospitalizados por la covid-19, sino que aumentan el riesgo de sufrir arritmias y de morir. Así lo indican los resultados del mayor estudio sobre estos dos posibles tratamientos contra el coronavirus, que ha analizado a más de 96.000 pacientes en 671 hospitales de todo el mundo.

Estos dos fármacos han sido dos de los posibles tratamientos contra coronavirus más polémicos, pues han sido defendidos vehementemente por líderes como Donald Trump o el presidente brasileño Jair Bolsonaro, a pesar de que no existían pruebas fiables de su efectividad. Los dos fármacos ha llegado a agotarse en muchos países y su uso indebido ha provocado muertes.


Ambos productos son genéricos y se usan desde hace años para el tratamiento de la malaria y también contra enfermedades autoinmunes como la artritis. Datos preliminares apuntaban a que también pueden actuar como un antiviral y que, por tanto, podría combatir el nuevo virus SARS-CoV-2.