El temor de Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta: endurecer la cuarentena y que la gente no cumpla

Resuelta la discusión sobre la necesidad de imponer más restricciones a la cuarentena por el coronavirus en el Area Metropolitana, Alberto Fernández trabaja en la elaboración de un plan para intentar garantizar que, luego de tres meses de confinamiento y una economía en constante caída, se cumpla el anuncio que hará junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Saben, tanto en el Gobierno nacional como en las otras dos jurisdicciones, de la necesidad de rodear de legitimidad a la decisión para que la sociedad acompañe y, en consecuencia, se logre el objetivo sanitario. “De nada sirve endurecer la cuarentena si después no se cumple”, repiten, casi al unísono, en los tres estamentos.

El tema sobrevoló la reunión que los tres mandatarios mantuvieron este lunes en la Quinta de Olivos. Así, además de la cantidad de nuevos casos que se registraron en los últimos días, el nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva y la situación del transporte público, se instaló un debate interno en cada administración respecto al mensaje y a las medidas que acompañarán la imposición de un regreso a la fase más dura del aislamiento social preventivo y obligatorio.

La importancia de fortalecer el anuncio lleva incluso a discutir también a la denominación de la etapa que se aproxima. “Fase 1”, “Nueva fase 1” y “Fase 2 con limitaciones” son algunos de los rótulos que se escuchó de boca de funcionarios en las últimas horas. También hay quienes, como el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni; sugieren hablar de “Fase 0”, para dar cuenta de la gravedad del escenario. «Necesitamos transmitir que hay que hacer un último esfuerzo», resumen cerca de un mandatario.