Estafa millonaria: de Rey de los Manuscritos a Bernie Madoff francés

Por una carta de Frida Kahlo, firmada y besada dos veces con labial rojo, se pagaron poco más de 8800 dólares. Una hoja con cálculos garabateados por Isaac Newton se vendió por unos 21.000 dólares, y el manuscrito de un discurso de John F. Kennedy de 1953 se fue por 10.000 dólares.

«¡Vendido!», repetía una y otra vez el subastador canoso, mientras iba adjudicando los 200 artículos del lote sacados a la venta por la casa de subastas Drouot de París a mediados de noviembre. En su conjunto, el lote recaudó 4,2 millones de dólares, cifra que podía considerarse un triunfo.


Pero la venta fue en realidad un fiasco, o más precisamente una parte de un fiasco en curso. Todos esos artículos provenían de la ahora desaparecida empresa Aristophil, que a partir de 2002 amasó una de las mayores colecciones de libro raros, autógrafos y manuscritos de la historia, con un total de más de 136.000 piezas.