Esto es lo que están haciendo los científicos argentinos para ganarle al coronavirus

La pregunta que se repite es “¿hasta cuándo?”. La duda está planteada porque es imposible hoy, a menos de seis meses de comenzada la pandemia de coronavirus, precisar el tiempo que tomará dejar de vivir en aislamiento social o con nuevas restricciones. Científicos del mundo trabajan en 120 proyectos para lograr una vacuna que prevenga de los riesgos del Covid-19.

Según cifras del Ministerio de Ciencia nacional, la Argentina tiene más de cuatro mil investigadores abocados a esta emergencia: algunos desarrollan fórmulas de inmunización y otros trabajan en hacer más suave el trayecto hacia la prevención total, con tratamientos más eficaces. Se suman quienes producen tests locales de detección del virus, que ayudan a reducir gastos estatales al reemplazar los métodos importados.


Mayo fue el mes de los anuncios más importantes para el país en esta materia. Primero fue el de la viróloga Andrea Gamarnik, ya reconocida por sus descubrimientos sobre dengue, que junto a su equipo del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) y el Instituto Leloir creó un test serológico de detección de anticuerpos para coronavirus. La prueba CovidAr IgG (llamado así por la clase de anticuerpo inmunoglobulina G) sirve para estudios epidemiológicos porque determina si una persona estuvo en contacto con el SARS-CoV-2. La Argentina se convirtió en la octava nación con esa tecnología, detrás de China, Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Hong Kong y Japón.