Face App, un «cambio de sexo» con una peligrosa letra pequeña

¿Quién no ha visto el rostro de un político transformado en el sexo opuesto? Estas divertidas estampas están invadiendo las redes sociales y aligerando los ánimos, precisamente cuando la crispación en el terreno político marca máximos. Cómo no sonreír ante una escena tan informal cuya autoría se debe reconocer a FaceApp, la popular app de la empresa rusa Wireless Lab. Ha sido una reciente actualización en la que, empleando magistralmente técnicas de deepfake, permite transformar con un sorprendente realismo el género de un rostro. Sí, se puede ver qué aspecto tendrían los políticos españoles si fueran del sexo opuesto y un hilo en Twitter viralizado al extremo lo demuestra.

Sin embargo, los expertos han alertado sobre la controvertida política de privacidad de la aplicación; sí, es que se debe aceptar como requisito imprescindible para utilizar la aplicación y que esconde algunas inquietantes sorpresas. De esta manera, y tras instalar la aplicación en el móvil, de debe aceptar una política de privacidad que fue actualizada el pasado 4 de junio y que contiene unos requisitos de los que no todo el mundo es consciente. Entre ellos, el usuario deberá aceptar que el sistema registre la IP del dispositivo y lo que resulta más preocupante, la página web que se ha visitado antes de utilizar su sistema.