Fernández en su telaraña

El caso Vicentin ilumina como pocos las oportunidades que abre la crisis y los límites que encuentra Alberto Fernández. A puro decisionismo, el Presidente anunció el lunes un proyecto de expropiación y 48 horas después comenzó a desandar el camino inicial. Se mantenga o se deseche en parte la iniciativa de Anabel Fernández Sagasti, aparezcan o no las “alternativas superadoras”, Fernández ya hizo un giro más que elocuente. Convocó tarde a todos los actores interesados que habían quedado al margen de la puesta en escena del lunes: el gobernador Omar Perotti, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, y los dueños de la cerealera que está siendo investigada por un default fraudulento.

Por algún razón que no termina de quedar clara, Fernández salió apurado a presentar un proyecto para un rubro del que no conocía lo suficiente y lo está pagando. Para evitarlo y preservarse, podría haber dejado la presentación en manos de su ministro Matías Kulfas, como, según publicó Letra P, le recomendaban sus empresarios aliados. No sólo activó las protestas en Santa Fe y la histeria del Círculo Rojo y sus satélites, sino que, además, desaprovechó la oportunidad de sumar a todos los interesados en el rescate del que habla. Por empezar, al sojero Perotti y a Basterra, que tiene en su ministerio a técnicos del agrobusiness, como su virtual viceministro, Fernando Echazarreta, un abogado que viene del CEMA y fue subgerente general de la Asociación de Cooperativas Argentinas y vicepresidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. También, a la Federación Agraria y hasta Coninagro, que podrían haber aparecido asociados al Gobierno. O, en otro sentido, a Claudio Lozano, el que más y primero investigó el tema, o al sindicato de Aceiteros, que representa a los damnificados directos por Vicentin; todos, ausentes y sin aviso. Aunque la mayor parte de los puestos de trabajo se mantuvieron en estos meses, no es cierto que no hubo despidos: en la planta de Avellaneda, desde diciembre echaron a 20 obreros y 45 fueron eyectados vía retiro voluntario; 65 sobre un total de 265.