Hasta 50.000 euros en ingresos por hacerse pasar por un artista: el negocio de los impostores en la música en streaming

Imagina que eres Rihanna y que alguien sube sin tu permiso a iTunes y Apple Music un disco inédito tuyo utilizando un nombre falso. Enseguida los fans se dan cuenta, corren la voz y lo comparten en foros y redes sociales. No les importa si es una filtración o una campaña promocional, es música nueva de su artista preferida.

El álbum llega al puesto 67 de la lista global de éxitos de iTunes y, por cómo funciona el sistema de pagos en el streaming, la persona que sube el material se lleva los ingresos generados. Aunque kafkiano, es un caso real. Bienvenidos al mundo de los impostores de la música en streaming.