La ciencia apuesta por probar una vacuna que lleva décadas en el mercado para luchar contra el COVID-19: «Hay una reserva de millones de dosis y es muy barata de fabricar»

La vacuna oral antipoliomielítica (VOP) podría tener un efecto protector contra el SARS-CoV-2, según varios expertos que defienden que las vacunas atenuadas ya aprobadas deberían emplearse en la lucha contra la pandemia.

Una vacuna atenuada utiliza microorganismos vivos o debilitados previamente e investigaciones científicas de las últimas décadas han ido revelando que podrían disminuir el riesgo de infección frente a más patógenos de para los que fue diseñada, lo que se conoce como efectos heterólogos.

Básicamente, «las vacunas atenuadas entrenan el sistema inmunológico innato (es decir, la primera línea de defensa) a través de cambios epigenéticos para estar más alerta contra las infecciones en general. Esta alerta puede prevenir otras infecciones o reducir su gravedad», señala Christine Stabell Benn, epidemióloga e investigadora especializada en los efectos heterólogos de las vacunas, en una entrevista con Business Insider España.