La desactualizada ciencia sobre la que se asentaron los «dos metros» de distancia social

Junto a lavarse las manos regularmente y el uso de mascarillas, mantener la distancia es una de las principales recomendaciones para prevenir contagios. Las directrices varían de país a país. La Organización Mundial de Salud aconseja una distancia de un metro, posición sostenida por China, Francia y Dinamarca; Alemania, Países Bajos y Portugal se van al metro y medio; España y Reino Unido, a los dos.

¿Por qué hay directrices tan dispares? Porque la viabilidad de algunos eventos o comercios depende de ello. Una menor distancia, en teoría, tiene mayores riesgos sanitarios, pero también mayores beneficios económicos. En Reino Unido lo estricto de la norma (dos metros) ha sido motivo de disputa y crítica entre los miembros del gobierno y los colectivos de la hostelería; como también ha sucedido en España.

Es, pues, una cuestión abierta. En gran medida por lo endeble de la ciencia.