La liberación de De Vido suaviza las tensiones en el oficialismo

La liberación de Julio De Vido le resuelve un problema político al Gobierno. Alberto Fernández , enfrentado internamente con el exministro de Planificación Federal desde que los dos compartían el gabinete de Néstor Kirchner , recibirá menores presiones de un sector del oficialismo, que le reclama un involucramiento mayor para solucionar la situación de los que llama «presos políticos», evaluaban anoche en la Casa Rosada.

La decisión del Tribunal Oral Federal (TOF) N°1 se produjo sin intervención del Poder Ejecutivo, destacaron anoche en Balcarce 50. De todos modos, en el Gobierno consideraron que es una decisión correcta. Aunque ningún funcionario quiso hacer declaraciones sobre el tema, varios recordaron que en más de una oportunidad el Presidente había manifestado que el arresto de De Vido era parte de lo que él denunció desde la campaña electoral como «detenciones arbitrarias», dado que el exministro no cuenta con una condena firme.