La radio en la crisis de la Covid-19

En el discurso del Día Mundial de la Radio del año 2016, Ban Ki-Moon, el secretario general de la ONU, constató una idea que, si miramos con detalle nuestra historia más reciente, es inapelable: “La radio puede ser un salvavidas en tiempos de crisis y emergencia. En sociedades devastadas, azotadas por la catástrofe o que necesitan noticias desesperadamente, la gente encuentra en la radio la información que salva vidas. (…) La radio puede ser útil en operaciones de respuesta de emergencia y ayudar a la reconstrucción”, afirmaba Ki-Moon en unas palabras que hoy, inmersos en la psicosis de la Covid-19, se vuelven más necesarias que nunca.

En un artículo del año 2017, el profesor José María Legorburu apuntaba algo similar tras comprobar el papel fundamental que jugaba la radio en catástrofes naturales como las acaecidas con el huracán Irma en Cuba, el huracán María en Puerto Rico o el terremoto de México. En aquellas crisis este medio de comunicación daba voz a los momentos de angustia. O mejor aún, la voz se convertía en asilo, en refugio. En tiempos de incertidumbre absoluta la radio ofrece foco y contexto, acompaña sin molestar, consuela, ayuda, tranquiliza, divierte, alivia.