Los abanderados de la épica antibuitre, alineados con la lucha de Guzmán

La épica antibuitre que dominó el clima político de la mesa kirchnerista sobre el final del segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner quedó en el recuerdo. A pocas horas de que se defina si la Argentina puede cerrar sus negociaciones con los tenedores de bonos extranjeros, el ala más cristinista del Gobierno se ubica más cerca de la denominación de «pagadores seriales», que alguna vez usó la vicepresidenta para referirse a su gestión, que de la guerra por la Fragata Libertad.

«Más que deudores recalcitrantes, somos pagadores seriales», decía Cristina en cadena nacional en 2013, al anunciar la reapertura del canje de deuda en default, que abarcaba al 7% de los acreedores. «La Argentina ha pagado entre 2003 y 2012, 173.733 millones de dólares», apuntaba la entonces presidenta, que remarcaba que los desembolsos se habían hecho «sin acceso al mercado de capitales».