Los Fernández salen del encierro

Pese a sus orígenes diversos, el broker Gustavo Arribas, la dirigente del peronismo Silvia Majdalani y su cuñado Darío Biorci parecen haber forjado una relación de confianza en su paso por la Agencia Federal de Inteligencia. La cúpula del espionaje que encumbró Mauricio Macri no sólo dejó indicios de haber innovado en la gestión con la contratación de narcotraficantes y la reconversión del Servicio Penitenciario, sino que además se mantiene unida fuera del Estado. Como prueba apelan a una defensa común en tribunales y se reafirman en el rubro de la inteligencia con una nueva agencia de seguridad para la que están reclutando mano de obra desocupada. Así por lo menos dicen tenerlo comprobado altos dirigentes de Juntos por el Cambio que aparecen en la lista del juez Federico Villena. Arribas y la familia Majdalani no actuaron solos sino que contaron con el expertise de especialistas que trabajaron a las órdenes de la ministra Patricia Bullrich y el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios Juan Bautista Mahiques. Los profesionales que animaron los seguimientos y extorsiones durante los años del reformismo permanente pasaron por la Policía de la Ciudad y saltaron al gobierno nacional en 2015 o reportaron a la Unidad 50 de los penitenciarios.

La presencia de Cristina Fernández de Kirchner en Lomas de Zamora no sólo le dio un alto voltaje a un juzgado que se mueve al margen de la lógica de Comodoro Py. Además, saldó una discusión interna dentro del oficialismo sobre la forma de abordar la pesada herencia que dejó Macri en materia de espionaje. La información que se difunde es tanta que puede confundir y es necesario jerarquizarla. Con su viaje al sur del Conurbano, la vicepresidenta lo hizo: las causas que se inician en los tribunales de Retiro tienen destino de anegamiento y es mejor concentrarse en el rol de víctima que, por primera vez en muchos años, acaban de reconocerle en sede judicial. Todos juegan. Si Antonio Stiuso logró reciclarse en el sector privado, en el ancho peronismo aseguran que el ex radical Fernando Pocino sigue activo y sus recomendaciones vuelven a resultar de utilidad para sectores que pisan fuerte en el Frente de Todos. Hasta canales de televisión suelen emitir sus mensajes.