Los médicos cubanos en el exterior: apariencia y realidad

Es obviamente algo positivo que el gobierno cubano este enviando al exterior a sus médicos para ayudar con la actual crisis sanitaria del COVID-19. Para quienes los reciben, sin duda es un regalo sin precio que salva vidas. Para muchas personas es una expresión más del carácter progresista del estado cubano. Sin embargo, es importante destacar aspectos menos conocidos de este programa de médicos cubanos en el extranjero, incluidos los beneficios financieros obtenidos por el gobierno y las condiciones bajo las cuales sus médicos trabajan en la isla y en el extranjero, que exponen el carácter antidemocrático del estado cubano y el impacto que esto tiene sobre el pueblo cubano.

Según el gobierno cubano, cobra a sus clientes en el extranjero por estos servicios médicos en una escala variable de acuerdo con las posibilidades económicas de cada país, y en ciertos casos proporciona los servicios sanitarios de sus médicos de forma gratuita. Sin embargo, no es tan conocido que la exportación del gobierno cubano de esos servicios médicos es, de hecho, el mayor negocio y fuente de ganancias del estado. En 2018, el estado cubano ganó 6.2 mil millones de dólares por la exportación de servicios médicos, constituyendo su mayor fuente de divisas ( The Guardian, 6 de mayo de 2020), lo que equivale al doble de sus ingresos en divisas de las remesas de cubanos en el extranjero, su segunda mayor fuente de ingresos, y también más que gracias al turismo, que es su tercera fuente de ingresos en divisas. Un año después, en 2019, los servicios médicos representaron el 46 por ciento de las exportaciones cubanas y el 6 por ciento del PIB de la isla.