María Esperanza Casullo: «El presidente tendrá que elegir un conflicto o se lo van a imponer»

“Hoy hay un reconocimiento global de que es más fácil gobernar con un 30% bien abroquelado que con un apoyo difuso del 50%”, plantea María Esperanza Casullo, politóloga y doctora en Gobierno por la Universidad de Georgetown (EE UU). La frase explica la búsqueda teórica de su último libro, ¿Por qué funciona el populismo?, pero al mismo tiempo invita a reflexionar sobre la estrategia actual del presidente Alberto Fernández. “Su estilo conciliador, o de síntesis de posiciones, sirve: hoy tiene entre el 70 y 80% de aprobación. Pero estamos en un momento duro, en el que la economía está mal y se necesitan más recursos. Y dado que los actores sociales argentinos son históricamente muy resistentes a poner esos recursos, su desafío será elegir qué conflicto lleva adelante antes de que otros decidan por él”.

Desde hace algunos años Casullo vive en Neuquén, pero su objeto de estudio trasciende las fronteras de la Argentina. El discurso populista se extiende en todo el mundo con distintas características. Hay ejemplos más de derecha (Bolsonaro en Brasil o Trump en Estados Unidos) y otros de izquierda (Evo Morales en Bolivia o Podemos en España). En todos los casos buscan generar identificación y solidaridades entre las personas, al tiempo que proponen una explicación convincente de un daño generado por otro a nivel social. El problema para esos discursos, explica, es que el coronavirus no constituye un adversario contra quien confrontar.