Pan para hoy: el presidente anticepo arma el cepo más grande del mundo

Alberto Fernández fue un crítico tenaz del cepo cambiario durante el segundo mandato de Cristina Kirchner ya que entendía que el afán de evitar la salida de dólares terminaba por inviabilizar su necesario ingreso. Él mismo se explayaba sobre esa postura hace menos de un año, cuando ya era el candidato presidencial designado por la exmandataria, aunque entonces, advertido de la crisis que le dejaba Mauricio Macri, se mostraba más flexible en función de los contextos. Al final, esa pesada herencia y el golpe de la pandemia convirtieron al “presidente anticepo” en el autor de uno todavía más apretado que aquel, de acuerdo con nuevas medidas restrictivas conocidas en las últimas horas.

La Comisión Nacional de Valores (CNV), ente que regula la operatoria bursátil, definió a través de la Resolución General 841/2020 la aplicación de “un plazo mínimo de tenencia de cinco días hábiles (…) como requisito para dar curso a operaciones (…) con liquidación en moneda extranjera y para efectuar sus transferencias a entidades depositarias del exterior”. Así, a sola firma, estableció el llamado parking (la obligación del inversor de permanecer comprado varios días, imponiendo una fuerte incertidumbre sobre el previo de venta del papel en cuestión) y le dio un golpe letal a las operaciones del “dólar bolsa” o “MEP” (Mercado Electrónico de Pagos) y del “contado con liquidación” (CCL).