Por fin conocemos la razón por la que somos zurdos o diestros

Investigadores alemanes han encontrado la causa por la que nacemos prefiriendo usar una parte del cuerpo o la contraria y no está en el cerebro.