Por la crisis global, inversores ya descuentan que la negociación de la deuda se demoraría varios meses

En una jornada histórica para los mercados por los niveles de caída de los precios, los activos argentinos no quedaron al margen. El derrumbe también llegó a los bonos, con bajas que llegaron al 9% sobre todo en los papeles de corto plazo y el riesgo país superó los 3.200 puntos. La consecuencia es que algunas series terminaron con cotizaciones cercanas al nivel de USD 30. Son precios que se acercan mucho a los de default:

Entre USD 25 y USD 30 es, por lo general, lo que valen los títulos en países que ya están en cesación de pagos. La brutal caída de las paridades en el marco de una durísima crisis financiera deja en claro cuál es el ánimo de los inversores. A esta altura son muy pocos los inversores que creen que la negociación puede terminar de una manera rápida y satisfactoria. Al contrario, se espera ahora más que nunca un proceso largo y con muchas idas y vueltas, donde el contexto internacional no ayuda en absoluto.