Qué es el jet lag alimentario y cómo nos puede hacer engordar durante el aislamiento por el covid-19

Somos muchos los que aprovechamos los fines de semana para dormir más, despertarnos tarde y desayunar a las mil. O, incluso, juntar el desayuno con el almuerzo.

Y ahora que vamos a pasar varias semanas confinados por el covid-19, en la mayoría de los casos sin trabajar, ese desfase horario en las comidas podría prolongarse durante días.


Recientemente, nuestro equipo de investigación ha demostrado que la diferencia en los horarios de las comidas entre los días laborables y los festivos, a la que hemos denominado «eating jet lag» («jet lag alimentario»), se relaciona directamente con la obesidad.

Este trabajo ha sido publicado en la revista científica internacional Nutrients.

Pero, ¿qué tienen que ver nuestros horarios de dormir y comer con el peso?