¿Quién protege a los pueblos indígenas de la pandemia?

El pasado 13 de marzo en Iquitos, la ciudad amazónica más grande y poblada del Perú, un hombre de 52 años acudió a un centro de salud alertado por un cuadro de fiebre y problemas respiratorios. Se trataba de un trabajador del sector turismo que hace tan solo una semana acompañó a un grupo de viajeros extranjeros en su paseo por diferentes lugares de interés. Los turistas, en ese momento no presentaban síntomas de alguna enfermedad. El hombre volvió a su hogar, interactuó con su localidad e, incluso, asistió a una fiesta familiar, hasta que comenzaron los síntomas y acudió al médico. Tres días después, las muestras tomadas al trabajador confirmaron que tenía la enfermedad del coronavirus Covid-19.

La historia de este trabajador expone uno de los principales vectores de la pandemia en Perú: el turismo. Como ocurre con otros países de América Latina, esta actividad está estrechamente vinculada a la visita e intercambio con comunidades indígenas, que las convierte en un foco vulnerable al contagio.