Reporteros Sin Fronteras rastrea cómo la censura china contribuyó a expandir el coronavirus

El día que China alertó oficialmente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la existencia de una neumonía de origen desconocido, obligó a la plataforma de discusión WeChat a suprimir un gran número de palabras clave que aludían a la epidemia. Es solo un ejemplo de la censura ejercida por Pekín durante la crisis del coronavirus, un control de la información que, según Reporteros Sin Fronteras (RFS), contribuyó a la expansión del SARS-CoV-2, el nuevo virus que ha infectado a cerca de 400.000 personas en todo el mundo. Según un informe publicado por la organización este martes, “sin el control y la censura impuestos por las autoridades de China, los medios chinos habrían informado a la ciudadanía mucho antes de la gravedad de la epidemia de coronavirus, salvando así miles de vidas y evitando, quizás, la actual pandemia”.

En mitad del debate que plantea si un régimen autoritario como el de China responde mejor que una democracia a una crisis sanitaria como la del coronavirus, por la contundencia de las medidas y la obediencia de los ciudadanos, RFS ha analizado los acontecimientos ocurridos en los inicios de la epidemia y su nula repercusión en los medios de comunicación de China, un país al que sitúa en el puesto 177 —de un total de 180— en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.