Sin prohibir: el primer día del último año del secundario plantea un desafío sobre los excesos

Es conocido por UPD. Significa Último Primer Día y es una costumbre extendida en casi todo el país en la que los y las estudiantes de quinto o sexto año celebran el primer día de su último año en el secundario.

La idea es pasar la noche en vela antes de llegar al colegio. En muchos estudiantes ese ritual implica el consumo excesivo de alcohol durante la noche previa al inicio de las clases y entrar al colegio haciendo mucho ruido. Aunque esto no siempre es así: ya les contaré casos en los que los estudiantes decidieron celebrar de manera muy diferente.


Como es de imaginar, el festejo preocupa a familiares, docentes y, por supuesto, también a estudiantes. Organismos y gobiernos provinciales publicaron recomendaciones sobre cómo acompañar los esa noche, y pautas para que padres y docentes puedan conversar y acordar una celebración en la que chicos y chicas se cuiden y cuiden a los demás.