«Socialismo digital», por Evgeny Morozov

Me gustaría empezar con la mala noticia: hemos perdido el norte. Cuando hablo en plural, me refiero a todos los que desde lo intelectual, espiritual o profesional nos sentimos unidos a la socialdemocracia o al socialismo. No logramos comprender integralmente las dinámicas de la economía digital ni las del propio capitalismo (y el papel que deben jugar la socialdemocracia y el socialismo para oponerse a él o actuar como contrapeso).

Por lo que se refiere precisamente a las grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley, con demasiada facilidad obtenemos hoy una impresión distorsionada sobre las prioridades y los valores que deben marcar el proyecto de la socialdemocracia o el socialismo. Es cierto que tradicionalmente estos dos movimientos se preocupan por cuestiones de poder, Estado de derecho y legalidad, pero esos puntos nunca estuvieron como eje principal dentro de su agenda. Sus motores siempre han sido, más bien, la igualdad, la justicia social y, aunque parezca contraintuitivo, la innovación institucional.