Un vivo que aviva vivos

Que levante la mano el que en su vida, personal y profesional, nunca se equivocó. Sí, un error lo tiene cualquiera, hasta el más “pintado”. Si no, pregúntenle a Messi cuando erró el penal contra Islandia en el último Mundial.

O a Bill Gates, a quien se le colgó Windows, uy… justo cuando estaba lanzando la versión 98.

Todos nos equivocamos, y también le puede pasar a un docente frente a un pizarrón. Pero sobre todo le puede pasar a un docente, si ese pizarrón no está en un aula -como es costumbre- sino en un estudio de TV. Y si la clase, además, se televisa, en vivo, para todo el país, como les ocurrió a los docentes que participan del ciclo “Seguimos Educando” en la TV Pública.

¿Esto, sólo esto, pone en cuestión la formación docente en la Argentina? Para algunos sí, aunque una mirada un poco más razonable pondría la cuestión en su justa medida.