lunes 10 de diciembre

10 mitos y verdades sobre la desaparición del ARA San Juan

Cerca de las 21:00 del 16 de noviembre de 2017, Infobae informaba que la Armada Argentina había “perdido un submarino”. Lo que esa noche parecía un simple problema de comunicaciones, se transformaría luego en la mayor tragedia naval en tiempo de paz de los últimos 69 años.

La anterior, ocurrida a fines de setiembre de 1949, tuvo como protagonista al buque rastreador ARA Fournier. La nave naufragó frente a la Isla Dawson ubicada en el Estrecho de Magallanes, aparentemente al chocar contra una formación rocosa. Nunca se encontraron sus restos. Pero la Armada pudo confirmar su hundimiento a partir del hallazgo de los cuerpos de algunos tripulantes y de objetos de la nave, que surgieron en la superficie del mar luego del naufragio. El siniestro se cobró la vida de 75 marinos y 2 civiles.


El San Juan se llevó consigo a 43 hombres y una mujer pero, a diferencia de los anteriores naufragios de naves militares argentinas, no hay rastros, no hay pistas, nada quedó a flote y nada pudo ser hallado aún el fondo del mar.

La falta de respuestas dio lugar a decenas de hipótesis, conjeturas y opiniones acerca de qué ocurrió, cómo, cuándo y dónde la nave y su tripulación desaparecieron sin dejar a la vista el menor de los vestigios.

Dejar un comentario