lunes 23 de abril

1968: el año en que cambió el mundo

Charles De Gaulle fue, durante la Segunda Guerra, implacable enemigo de Alemania. En 1962, De Gaulle, ya presidente de Francia, y el canciller alemán Konrad Adenauer, compartieron una ceremonia de reconciliación. El mundo se asombraba con el “milagro alemán”. Francia crecía al 5 por ciento anual. Los años de la posguerra hasta comienzos de los setenta se llamaron los “treinta gloriosos”: modernización, pleno empleo, seguridad social. El ensayista Edgar Morin se preguntaba entonces: “¿Hasta qué punto nuestra sociedad va en camino de parecerse a la norteamericana?”

Nada parecía anunciar los acontecimientos de mayo de 1968. No se originaron en los sindicatos ni en el Partido Comunista, de fuerte representación obrera. El mayo francés comenzó donde no se lo esperaba, y sus protagonistas fueron nuevos.


Desde 1967, en Italia y Alemania, los estudiantes comenzaron a ocupar las sedes universitarias. Por todas partes se sucedían manifestaciones contra la intervención militar norteamericana en Vietnam. En noviembre de 1967, 300.000 personas se manifestaron contra la guerra por las calles de Washington. Poco después, un amigo norteamericano, joven periodista, me contó que había marchado. Lo envidié tanto como admiré su largo abrigo negro, muy de época. En California, la universidad de Berkeley, y en Nueva York la de Columbia, fueron campos de movilización y activismo. Veinte años después, mi amable vecina de Berkeley evocaba esas épocas que ella sintetizaba como “violencia, marihuana y gente a medio vestir”. Apenas si pude disimular que me habría gustado estar allí. En febrero de 1968, un dirigente de los Black Panthers pronunció en Oakland, California, un discurso desafiante y definitivo: “Hoy no hablaré de política; ni de economía; hablaremos de la supervivencia de una raza”.

Dejar un comentario