martes 13 de noviembre

2019 a pesar de la economía

Teniendo en cuenta la caída en la imagen de la gestión Cambiemos, nos preguntamos: ¿cuál es el margen para implementar una estrategia electoralista basada en una mejora en los salarios y/o el empleo? A nuestro juicio, muy pocas. El año próximo todavía observaremos los coletazos de la actual crisis de balance de pagos, que se reflejará en una depreciación real (contra promedios, y apreciación entre puntas, en el mejor de los casos).

Históricamente, estos eventos están asociados a una caída en la participación de los asalariados en el producto, lo que implica, en una economía en recesión, que los salarios reales caen, el empleo baja o ambos a la vez. Sin embargo, en contextos históricos en los cuales la política monetaria es altamente restrictiva, la respuesta positiva del empleo fue siempre muy moderada. Por lo tanto, la combinación de una recesión extendida y elevadas tasas de interés no solo le pone un techo a las paritarias, sino también al aumento en el empleo, lo que deja al Gobierno con poco margen para intentar “un poco de populismo electoralista”.


Dejar un comentario