3 claves para entender por qué Puerto Rico no es ni un país ni un estado (y qué tiene eso que ver con las protestas contra Rosselló)

«Es un país al que no lo dejan ni perder».

La frase, de la escritora puertorriqueña Ana Teresa Toro, podría resumir muy bien la realidad política de Puerto Rico: es un Estado Libre Asociado (ELA) de Estados Unidos, un estatus que ha causado frecuentes resquemores a lo largo de los años entre su población.


Y resulta más acertada ahora que la llamada isla del encanto está sumida en una tormenta política, por cuenta de un escándalo que involucra al actual gobernador, Ricardo Rosselló.