miércoles 13 de diciembre

3 posibles consecuencias de la decisión de Donald Trump de que Estados Unidos reconozca a Jerusalén como la capital de Israel

“Esto no es más que el reconocimiento de la realidad”. Con esas palabras, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, justificó este miércoles su decisión de considerar oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel y de poner en marcha el traslado de la embajada estadounidense desde Tel Aviv hasta la llamada Ciudad Santa.

El mandatario estadounidense justificó la medida con el argumento de que Jerusalén es la sede actual de los poderes públicos de Israel y que, incluso, allí han acudido todos los mandatarios estadounidenses a reunirse con sus contrapartes israelíes.


Pero esa situación de hecho es algo cuya legitimidad que no era reconocida por ningún país. Sólo Rusia había señalado este año que veía a Jerusalén oeste como la capital de Israel y a Jerusalén oriental como la del futuro Estado palestino.

Dejar un comentario