viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

300 presos al mes mueren en las cárceles sirias por torturas

“En los calabozos, las torturas eran para hacernos confesar. En Saydnaya parecía que la finalidad era alguna forma de selección natural para librarse de los más débiles”, relata Omar S., antiguo preso de la oposición en la cárcel más siniestra del régimen sirio. Su testimonio, junto con el de otros 64 exreclusos, es el núcleo de una investigación de Amnistía Internacional (AI) que documenta “crímenes de lesa humanidad” cometidos por las fuerzas gubernamentales.

Aparentemente ocultos en medio del horror de más de cinco años de guerra, las violaciones de los derechos humanos en los penales emergen ahora en el informe ‘Rompe al ser humano’. Tortura, enfermedad y muerte en las prisiones de Siria, que da voz a prisioneros excarcelados. Describen el infierno en el que se han convertido los calabozos de los servicios de seguridad y las prisiones del Gobierno del presidente Bachar el Asad, donde era habitual la llamada “fiesta de bienvenida” con una paliza de los carceleros. “Nos trataban como animales. Nunca imaginé que la humanidad pudiera caer tan bajo, no tenían ningún problema en matarnos allí mismo”, recuerda Samer, un abogado de Hama, en el centro del país. Las mujeres también sufrían violaciones y agresiones sexuales, como corroboran algunas de las 11 antiguas presas entrevistadas.

internacional.elpais.com  (internacional.elpais.com)