martes 24 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

404 miembros para nueve bandas: los grupos de rock en los que pocos aguantaron

Los choques que pueden darse a la hora de compartir piso son innumerables. Rutinas de sueño antagónicas, repartos asimétricos de las tareas del hogar, peleas por el control del salón, desaparición de alimentos de la nevera, diferencias de criterio sobre la colocación del papel higiénico… Todo ello, sin embargo, parece cosa de niños cuando lo que se comparte es un grupo de música, donde las sensibilidades y aspiraciones artísticas de distintas personas deben ser armonizadas en un proyecto común. Algunas veces, un líder con dos manos izquierdas logra canalizar toda esa energía en una propuesta donde todos los miembros se sienten representados. Otras tantas, un poco de comunicación sirve de ayuda para rebajar los egos y reorientarse hacia un objetivo común: ahí está el documental Some Kind of Monster (2004, se puede ver en Netflix), donde Metallica acaba recurriendo a los servicios del entrenador personal Phil Towle (al que terminan despidiendo).

elpais.com  (elpais.com)