48 horas que definen cuatro años

De hoy al miércoles vamos a estar en condiciones de vislumbrar cuál es la oferta electoral definitiva de este año en la Argentina. En las próximas 48 horas se definen cuatro años, porque es cuando se diseñan las alianzas que determinarán quién va con quién. Daría la impresión de que, en este momento, esa configuración está sometida a una enorme polarización, a la que algunos ven como una disyuntiva entre populismo y república.

Tanto es así que en los últimos días Miguel Ángel Pichetto dijo que la encrucijada que vive la Argentina es entre democracia y antidemocracia. En un mundo que se encuentra dividido en blanco y negro y que responde a una tendencia internacional de fractura, esta polarización no es casual. Lo mismo sucede en Estados Unidos, en tantos países europeos, en Brasil, o incluso, en Venezuela. Y este contexto genera complicaciones a aquellos que soñaron con una tercera posición.


En el centro de ese problema se encuentra Sergio Massa , que ha sido desde 2013 una figura muy relevante. El político está ahora en una disyuntiva muy complicada para él porque tiene que encontrar una fórmula política y discursiva que le permita disimular que su estructura ya se fue con el kirchnerismo.