60 años de «Astérix»: curiosidades del clásico de la historieta francesa que siempre tiene algo para decir

Era una mañana fresca en París. El calendario señalaba el 29 de octubre, un día como hoy, pero de 1959, sesenta años atrás. Los lectores pasaban por los puestos de diarios y revistas como cualquier otro día y pedían lo de siempre. Sin embargo, al darle una mirada a la variada oferta ocasional, muchos se sorprendieron al ver una nueva revista. Se llamaba Pilote e invitaba a la lectura.

Luego, adentro, en medio de las páginas, una historieta sobresalía. Se titulaba Astérix y nadie, ni siquiera sus creadores —el guionista René Goscinny y el dibujante Albert Uderzo—, sabían que convertiría en un clásico a nivel mundial.


Pilote era una revista de historietas francesa de la editorial Dargaud, fundada por Goscinny. Ese día nació, no sólo esta revista, sino también Astérix. Dos años le bastaron para saltar al formato álbum. Astérix el Galo salió en 1961 y de ahí en más jamás paró.