$75 por un corte de pelo, $1.500 por el alquiler: el boom económico de Texas gracias al fracking

Cuando Upton Sinclair escribió Oil! difícilmente podía imaginar que casi cien años después otra fiebre petrolífera transformaría otra remota y deshabitada región de Estados Unidos. Pero en el oeste de Texas, allá donde las perforaciones de fracking se pierden en el vasto horizonte, está sucediendo. Una revolución que ha disparado los precios y las ganancias en ciudades antaño dejadas de la mano de dios.

¿Qué? Lo cuenta el Wall Street Journal: la rápida llegada de miles de trabajadores al oeste de Texas ha supuesto un potosí económico para los comercios locales. La carencia de servicios ha provocado que los escasos negocios existentes se monten en el dólar. Hay peluqueros cobrando hasta $75 por un corte y afeitado, generando más de $180.000 anuales. Lo mismo vale para puestos de BBQ o bares de carretera.