jueves 19 de julio

8 maneras de combatir la resaca probadas científicamente

Lo sentimos en el alma, pero no. La resaca no tiene cura. A la espera de que alguna farmacéutica anuncie a bombo y platillo el descubrimiento de la esperada pastilla anti-resaca podemos tener la certeza de que, por mucho que comamos o bebamos al llegar a casa tras una noche empinando el codo, será imposible evitarla.

Así lo ha venido confirmando la comunidad médica a través de una serie de estudios que vienen a concluir que la única manera de no sufrir episodios de dolor de cabeza, náuseas, malestar generalizado o irritabilidad tras una noche de excesos alcohólicos es la moderación o la abstinencia etílica.


Partiendo de esta base, si la comedición no es una de tus virtudes, lo mejor que puedes hacer es tomar buena nota de todo lo que, a día de hoy, se ha podido comprobar científicamente ayuda a combatir los síntomas que están detrás de tantos domingos perdidos.

Si no te ves capacitado para echar el freno en plena efervescencia, antes de repasar las principales medidas paliativas, grábate a fuego lo que vino a revelar el estudio de la NIAAA estadounidense: No existe mejor remedio para atenuar los futuros efectos de la resaca que alternar la ingesta de alcohol con el consumo de agua y de alimentos sólidos.

Dejar un comentario