Comparten un éxito pero no se cruzan: la interna secreta de Luciano Castro y Facundo Arana en «Pequeña Victoria»

Graban «dos novelas dentro de una misma novela». La situación es bastante inédita en la televisión -aunque tiene antecedentes- y ya no habrá mucho qué hacer al respecto, porque Pequeña Victoria, la nueva tira de Telefe estrenada este lunes, está finalizando su etapa de grabaciones en dos semanas. Cuando la historia llegue a su fin, los dos galanes de la trama, Facundo Arana y Luciano Castro, nunca se habrán cruzado en una escena (salvo que suceda en los últimos capítulos). Y no por capricho de los autores, precisamente.

Cuando la productora del prestigioso cineasta Daniel Burman (Derecho de familia y El nido vacío, entre otros) armó el elenco estelar para la tira central del canal, apostando a una trama actual y moderna ligada a la cuestión de la subrogación de vientre y la crianza de una recién nacida en manos de «cuatro madres», no imaginó que debería armar toda una logística para que los galanes principales no tuvieran mayor contacto ni en el argumento ni en las grabaciones.