15.3 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

A 20 años de la muerte de sus padres, los chicos de la Generación 11-S se animan a contar sus historias

No sienten rabia, pero cuando los marines mataron a Osama bin Laden en Pakistán, todos se alegraron. No hablan o hablan muy poco del 11/S a pesar de que ese día les cambió la vida para siempre. Tienen una obvia sensación de pérdida, pero no siguen obsesionados con el tema. Les molesta que en cada aniversario de los atentados a las Torres Gemelas les manden mensajes o condolencias sin mayor sentido. Son algunos de los 3.000 chicos o hijos de las 105 madres embarazadas en el momento en que sus padres murieron en los ataques. Son el núcleo duro de la Generación 9/11 que 20 años después del acto terrorista que los dejó huérfanos comienzan a hablar abiertamente de lo que les sucedió.

Chicos como Nick Gorki, que aún estaba en la panza de su mamá cuando perdió a Sebastián, su padre, que era jefe de mantenimiento de una de las torres. Las nauseas matutinas salvaron a su madre, April, y por lo tanto él. Ese martes del comienzo del otoño del 2021, April dejó su lugar de trabajo en el piso 74 porque se sentía muy mareada. Decidió ir a tomar un poco de aire fresco. “En el momento en que salí, el avión entró. En cuestión de segundos el cielo perdió su azul”, relató. Nick leyó el testimonio en la ceremonia por el décimo aniversario, cuando tenía nueve años. “En ese momento estuvo bien, pero ya no lo quiero hacer. Es algo mío, íntimo. Para la mayoría es una cuestión histórica que recuerdan. Para mí es la pérdida de mi papá”.

infobae.com  (www.infobae.com)