A 30 años de la fundación de “Página/12”. Lanata, Verbitsky, Blaustein y muchos de los protagonistas reconstruyen aquel hito

Fue la última aventura del periodismo gráfico que funcionó, y decir que funcionó no sólo implica el hecho de que perdura (con las dificultades, claro, que tienen todos los medios de su rubro), sino porque su mito fundacional, la leyenda que palpita detrás de su nacimiento, no se consumió en su propia hoguera, pese a estar plagada de atributos románticos y bien argentinos: audacia, poco dinero, ambición, talento, intuición, el eco de cierta clandestinidad, locura. El 26 de mayo de 1987, con una tapa que decía “Sí, juro” (una nota firmada por Horacio Verbitsky), salía por primera vez a la calle Página/12. El diario, que en un comienzo se editaba de martes a sábado para luego comenzar a publicarse también los domingos, aglutinó a una colección de periodistas -en su mayoría- jóvenes y brillantes, comandados por Jorge Lanata y secundado por un personaje emblemático como Osvaldo Soriano. El dinero del ERP, la inspiración en Liberation francés, las peleas por las máquinas, el desenfado de todos, la aparición de una nueva forma de informar y opinar, el clima de época: a continuación, una historia oral que reconstruye aquellos días.