A Cristina Kirchner se le complica la unidad en el PJ

La puja por los lugares en las listas de candidatos para las elecciones legislativas desató una interna turbulenta en el kirchnerismo, que amenaza con terminar mal. Los intendentes que el martes pegaron el faltazo a la cumbre organizada por el PJ bonaerense, entre otras cosas por las presencias “indeseadas” de Amado Boudou y Luis D’Elía, están disconformes porque se sienten corridos de la toma de decisiones de cara a la campaña.

Una reunión posterior entre los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada) con Máximo Kirchner en el Instituto Patria, y una cena con Cristina Kirchner en su casa en Recoleta, echaron más leña al fuego en el Frente para la Victoria.


El bautizado Grupo Fénix, que respalda a Cristina como eventual candidata y como líder del espacio, advierte que, al igual que cuando ella estaba en el poder, es La Cámpora –y un grupo reducido de dirigentes– la encargada de resolver candidatos y estrategias en el kirchnerismo. Y amenaza con quebrar la unidad en el propio FpV si las cosas siguen así.