29.1 C
Buenos Aires
lunes 25 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Abogados virtuales, los nuevos salvadores

Tras decidir terminar su relación con Juan, María (39, arquitecta) no sabía que comenzaría a vivir un infierno. Totalmente despechado, su ex pareja decidió subir fotos íntimas de ella en Facebook y escribió opiniones y agravios en su muro personal. Luego agregó un video íntimo que filmó con su celular sin el consentimiento de su novia. El contenido fue visto por amigos que -según consta en su propio perfil- alcanzan a 428 personas, quienes también decidieron sumar sus propias apreciaciones al respecto, utilizando el mismo muro. Para peor, Juan decidió crear una página de fans en la red social que la agraviaba y a la cual se sumaron todos sus amigos del colegio, del bar, del club, del barrio y otros conocidos circunstanciales. En total sumaron más de 1000.

La desesperación de María sólo mermó cuando entendió que estaba siendo víctima de una modalidad delictiva en alza -la porno venganza- y pudo encontrar quien pudiera ayudarla. Hasta entonces, atravesó un derrotero que le permitió advertir que ni un abogado tradicional ni un experto en informática podían asistirla. «No cabe duda alguna que este señor y varios de sus amigos, en tanto creadores de los contenidos ilegales, han violado derechos personalísimos de raigambre constitucional (intimidad, honor, imagen) y deben responder por ello», explica Fernando Tomeo, abogado especialista en tecnologías, privacidad y redes sociales quien tomó el caso de María. El conflicto se solucionó con un reclamo a Facebook que dio de baja el perfil y con una acción civil contra Juan y sus amigos por daños y perjuicios. «Todos los contenidos fueron constatados notarialmente y tuvieron que pagar el daño moral causado en un arreglo extrajudicial», señala Tomeo.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)