9.9 C
Buenos Aires
jueves 5 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Abortar en tiempos de coronavirus

La emergencia sanitaria incluye la suspensión de turnos médicos o intervenciones quirúrgicas programadas, la recomendación de no ir a las guardias salvo que sea estrictamente urgente y necesario y la toma de conciencia de que el sistema de salud debe ser reservado para las personas que requieran atención por el coronavirus. Sin embargo, aun en este marco, hay servicios esenciales destinados a niñas, adolescentes y mujeres que no pueden interrumpirse: la distribución de métodos anticonceptivos y el acceso a la interrupción legal del embarazo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las “Directrices operativas para el mantenimiento de los servicios de salud esenciales durante la pandemia COVID-19”, advierte que “los países deben identificar los servicios esenciales que se priorizarán a los fines de mantener la continuidad de la prestación de los servicios”. E incluye, dentro de las categorías prioritarias, a aquellos relacionados con “la salud reproductiva, incluida la atención durante el embarazo y el parto”.

En Argentina se realizan aproximadamente entre 370 mil y 522 mil interrupciones de embarazos por año, según detalla el Protocolo para la atención de personas con derecho a la ILE del Ministerio de Salud de la Nación, actualizado en diciembre de 2019. Es decir que alrededor de 1.220 personas por día abortan en el país.

“Lamentablemente, estamos encontrando obstrucciones en el acceso a la ILE en algunas provincias. Nos están llegando muchos casos. Están aprovechando para obstaculizar lo que cuesta siempre». Esto decía Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, en una reciente entrevista con el portal feminista Latfem.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)