sábado 15 de diciembre

Aborto en el Senado: no hay mística al votar en contra

“Nosotros no votamos grises”. La frase de Miguel Pichetto retumbó en el Salón de las Provincias del Senado. Lo escuchaban las senadoras y senadores que votarán junto a él por la legalización del aborto, las organizaciones de mujeres y de salud que empujan la ley y las diputadas que hace apenas dos meses consiguieron algo que en la Argentina parecía impensado: que al menos una de las dos Cámaras del Congreso vote para legalizar y garantizar desde el sistema público de salud la interrupción voluntaria y temprana del embarazo.

No pasó ni una semana desde el martes 31 de julio pero la hostilidad que se respiró dentro del plenario de comisiones se acrecentó a 48 horas del 8A. Cuando Pichetto habló, el escenario de cara a la votación de este miércoles era todavía de paridad. Horas más tarde, las definiciones en cascada en contra de la ley -de parte de Ángel Rozas (UCR, Chaco), María Belén Tapia (Cambiemos, Santa Cruz), Julio Martínez (UCR, La Rioja), Inés Blas (PJ, Catamarca), Juan Carlos Romero (PJ, Salta) y Silvina García Larraburu (PJ-Frente para la Victoria, Río Negro)- parecen consolidar un resultado sin retorno.


Los cambios de posturas fueron tantos, tan seguidos y algunos tan sorpresivos que generaron un golpe de efecto poderoso. Ya se había sentido el miércoles por la noche cuando los celestes lograron bloquear el dictamen de comisión que tenía 26 firmas a favor de la legalización (con cambios a la media sanción de Diputados) y 24 firmas de rechazo.

Dejar un comentario